Local Wheater
9 C
nubes dispersas
Madrid
humidity: 93%
wind: 7 m/s SW
H11 • L8
Fase Lunar Actual

Cuarto Creciente
Cuarto Creciente

La Luna está en Capricornio
Edad lunar: 7 días

Distancia: 59 radios de la tierra
Latitud eclíptica: 0 grados
Longitud eclíptica: 276 grados
Joe's
SÍGUENOS EN:
Sep 24, 2020
  • en
HomeCiencia y EspiritualidadElena Petrovna Blavatsky: “No hay más religión que la verdad”

Elena Petrovna Blavatsky: “No hay más religión que la verdad”

Helena Petrovna Blavatsky nace en el sur de Rusia en 1831 en el seno de una familia aristocrática con el nombre de Helena von Haahn. Tras un breve matrimonio de tres meses, cuando solo contaba diecisiete años, decide conservar el apellido de su marido y pasa a ser Helena Petrovna Blavatsky, Madame Blavatsky o H.P.B, como ella quería que la llamaran.

Considerada una de las referencias más significativas del movimiento espiritual contemporáneo, fue una mujer excepcional que se atrevió a cuestionar no solo las formas sociales establecidas para la mujer, sino los dogmas religiosos, científicos y filosóficos, dedicando su vida a realizar lo que su corazón le dictaba.

Bajo ese convencimiento, Blavatsky se adentro en el conocimiento espiritual a través del estudio del budismo y las diferentes corrientes religiosas y filosóficas ya olvidadas, lo que Occidente denominaba “el conocimiento oculto”.

A la muerte de su madre fue educada por sus abuelos maternos, personas pertenecientes a la más antigua de la nobleza rusa. Su abuela, una mujer de exquisita educación y extrema erudición, pertenecía a la Sociedad Geográfica Británica, y su abuelo, un destacado académico de las disciplinas ocultas, poseía una vasta biblioteca sobre alquimia, filosofía y ciencias ocultas en donde la joven Helena pasaba horas estudiando las obras.

Viajera incansable e investigadora de las enseñanzas secretas, trabajaba denodadamente para desentrañar los misterios de la vida y los principios en los que se asienta.

Helena Petrovna Blavatsky

 

Extravagante pero honesta e íntegra, se enfrentó a las doctrinas más dogmáticas defendiendo la teoría de la reencarnación. Y en un tiempo en el que la propia ciencia había determinado que ya no quedaba nada por descubrir, Madame Blavatsky hablaba de los átomos, de la conciencia que cada uno posee como minúsculos universos, y como de nuestra “potencialidad” como seres espirituales.

Su enconada búsqueda no estaba dirigida hacia un beneficio personal, sino en beneficio de la humanidad. Su objetivo era dejar constancia de la unión que existe entre las religiones y las diferentes corrientes filosóficas, convencida que todas ellas nacen de un mismo troco de conocimiento, de la misma sabiduría divina. H.P.B. entendía que ciencia, espiritualidad y religión pertenecen a ésa misma fuente.

En Septiembre de 1875, a la edad de 44 años, publica su primera y polémica obra Isis sin velo, y ese mismo mes, junto a Henry Steel Olcott y William Quan Judge funda en Nueva York la Sociedad Teosófica con ambiciosos propósitos de investigación, estudio y difusión del conocimiento divino.

La Sociedad respetaba y acogía a miembros de diferentes credos, culturas, color o género, y su principal objetivo era constituir una fraternidad activa para difundir y promulgar el conocimiento de las leyes del Universo y la unidad de todo cuanto existe en la naturaleza. Su objetivo era no solo promover la investigación y el estudio de las religiones, la ciencia y la filosofía, incorporando sus principios más ancestrales al tiempo actual, sino indagar y profundizar sobre las capacidades innatas en el hombre aún por aflorar. Madame Blavatsky asignó un lema a la sociedad Teosófica: No hay más religión que la verdad.

Tres años más tarde, en 1878, H.P.B y Olcott deciden trasladar la Sede Oficial de la Sociedad Teosófica a la India, a la ciudad de Adya.

A los 57 años de edad y con una salud resentida logra publicar su gran obra La Doctrina Secreta, toda una síntesis de Ciencia, Religión y Filosofía tal y como consta en el título original de los seis volúmenes The Secret Doctrine, The Synthesis of Science, Religion, and Philosophy y en los que la física cuántica es un elemento más en la construcción de su compilación.

Blavatsky consideró al Universo bajo un punto de vista espiritual, entendiendo que el universo físico es una consecuencia de nuestro propio universo interno.

Tres años más tarde de su publicación, Helena Petrovna Blavatsky desencarna en Londres a los sesenta años de edad convencida de que la muerte física es simplemente un cambio, y que la fuerza del espíritu no puede ser obstaculizada ni cerrada.

 

BLAVATSKY

Biografía de Madame Blavatsky producida por Shipman Productions junto a la Sociedad Teosófica de Inglaterra, con motivo del centenario de la Sociedad Teosófica Italiana.

Tags

Share